Enero de 1997
Edición revisada en septiembre de 1997
y enero de 1999


IV. TIPOS DE CONTRATO Y DISPOSICIONES IMPORTANTES


Tipos de contrato

4.1 Contrato por una suma global (a precio fijo)(1). Los contratos por una suma global se utilizan principalmente para trabajos en que el contenido y la duración de los servicios, así como el producto que se exige de los consultores, se encuentran claramente definidos. Se utilizan en general para estudios sencillos de planificación y factibilidad, estudios ambientales, diseño detallado de estructuras estándar o comunes, diseño de sistemas de procesamiento de datos, etc. Los pagos están vinculados a los productos (entregas), como informes, planos, listas de cantidades, documentos de licitación y programas de computación. Los contratos por una suma global son fáciles de administrar porque los pagos se efectúan contra entrega de productos claramente especificados.

4.2 Contrato en base al tiempo trabajado(2). Este tipo de contrato es apropiado cuando resulta difícil definir el alcance y la duración de los servicios, ya sea porque éstos están relacionados con actividades de terceros respecto de los cuales los plazos de ejecución pueden variar, o porque la aportación que se requiere de los consultores para alcanzar los objetivos del trabajo es difícil de determinar. Este tipo de contrato se utiliza en general para estudios complejos, supervisión de obras de construcción, servicios de asesoramiento, y para la mayoría de los trabajos de capacitación. Los pagos se basan en las tarifas por hora, día, semana o mes convenidas para el personal (cuyos nombres normalmente figuran en el contrato) y en gastos reembolsables, para lo cual se utilizan los gastos efectuados o los precios unitarios convenidos, o ambos. Las tarifas del personal incluyen sueldos, cargas sociales, gastos generales, comisiones (o utilidades) y, si procede, bonificaciones especiales. En este tipo de contrato se establecerá un monto máximo para el total de pagos que se han de efectuar a los consultores. En dicho monto se deberá incluir una reserva para contingencias que permita cubrir el costo de trabajos inesperados o de una prolongación imprevista del trabajo, así como una suma para cubrir los ajustes de precios, cuando corresponda. Los contratos sobre la base del tiempo trabajado deben ser supervisados estrechamente y administrados por el contratante a fin de asegurar que el trabajo marche en forma satisfactoria y que los pagos solicitados por los consultores sean adecuados.

4.3 Contrato basado en el pago de honorarios fijos y/o de una comisión de éxito. El contrato basado en el pago de honorarios fijos y de una comisión de éxito se utiliza en general cuando el Consultor (un banco o una empresa financiera) está preparando a compañías para su venta o fusión con otras firmas, especialmente en operaciones de privatización. La remuneración del Consultor incluye un honorario fijo y una comisión de éxito; esta última se expresa normalmente como porcentaje del precio de venta de los activos.

4.4 Contrato a porcentaje. Este tipo de contrato se utiliza normalmente para servicios de arquitectura. También se puede utilizar para servicios de agentes de adquisiciones y de inspección. En los contratos a porcentaje la remuneración que se paga al Consultor está directamente relacionada con el costo de construcción real o estimado del proyecto, o con el costo de los bienes adquiridos o inspeccionados. El contrato se negocia sobre la base de las prácticas del mercado para los servicios y/o del costo estimado en meses-personal de los servicios, o se adjudica en base a propuestas competitivas. Se debe tener presente que cuando se trata de servicios de arquitectura o ingeniería, los contratos a porcentaje carecen implícitamente de incentivos para que el diseño resulte económico, por lo que no se recomienda su uso. En consecuencia, se recomienda emplear este tipo de contrato para servicios de arquitectura sólo si se basa en un costo proyectado fijo y si se refiere a servicios perfectamente definidos (y no, por ejemplo, a servicios de supervisión de obras).

4.5 Contrato con entrega no definida de los servicios (convenio de precios). Este contrato se utiliza cuando los prestatarios necesitan contar con servicios especializados "a pedido" de asesoramiento sobre una actividad determinada, cuyo alcance y plazo no se pueden establecer por anticipado. Se utiliza por lo general para asegurar la disponibilidad de servicios de "asesores" para la ejecución de proyectos complejos (por ejemplo, un grupo de expertos sobre presas), de conciliadores expertos para integrar grupos de solución de controversias, reformas institucionales, asesoramiento sobre adquisiciones, identificación y solución de problemas técnicos, etc., normalmente por períodos de un año o más. El Prestatario y la firma acuerdan los precios unitarios que se han de pagar a los expertos, y los pagos se hacen sobre la base del tiempo efectivamente empleado en los servicios.



Disposiciones importantes

4.6 Moneda. En el PP se indicará claramente que las firmas podrán expresar el precio de sus servicios en la moneda de cualquier país miembro del Banco(3). Si los consultores lo desean, pueden expresar el precio como una suma de cantidades en distintas monedas extranjeras, con la salvedad de que la propuesta no puede incluir más de tres divisas. El Prestatario puede exigir que los consultores expresen en la moneda del país del Prestatario la parte del precio que corresponda a gastos que hayan de efectuarse en el país. Los pagos relacionados con el contrato se harán en la moneda o monedas en que esté expresado el precio en la propuesta.

4.7 Ajuste de precios. A fin de ajustar la remuneración para tener en cuenta la inflación externa y/o local, se incluirá una disposición sobre ajuste de precios si se prevé que la duración del contrato será superior a 18 meses. Excepcionalmente, los contratos de duración menor podrán incluir una disposición sobre ajuste de precios si se espera que la inflación externa o local sea elevada e impredecible.

4.8 Disposiciones sobre pagos. Las disposiciones sobre pagos, incluidas las cantidades que se pagarán, el calendario de pagos y los procedimientos de pago(4), serán acordadas en el curso de las negociaciones. Los pagos podrán hacerse a intervalos regulares (como en el caso de los contratos en base al tiempo trabajado) o contra entrega del producto convenido (como en el caso de los contratos por una suma global). Los pagos de anticipos (por ejemplo, para cubrir los costos de movilización) superiores al 10% del monto del contrato normalmente se respaldarán con garantías por anticipo.

4.9 Los pagos deberán efectuarse puntualmente de conformidad con lo dispuesto en el contrato. A ese efecto,

  1. El Banco podrá pagar a los consultores directamente a solicitud del Prestatario o, en casos excepcionales, mediante una carta de crédito (véase el Apéndice 3);

  2. Sólo se retendrán las ca

  3. ntidades que estén en disputa y el resto de la factura se pagará de acuerdo al contrato, y

  4. El contrato estipulará el pago de gastos financieros si, por falta del contratante, el pago se atrasa más allá de la fecha permitida por el contrato; la tasa correspondiente a dichos gastos se especificará en el contrato.


4.10 Garantía de seriedad de la oferta y garantía de cumplimiento. No se recomienda la emisión de este tipo de garantías para los servicios de consultoría. Su cumplimiento con frecuencia está sujeto a interpretación, es fácil hacer uso indebido de ellas y tienden a aumentar los costos para la industria de consultoría sin producir beneficios evidentes, costos que eventualmente pasan al Prestatario.

4.11 Contribución del Prestatario. Por lo general, el Prestatario designa a miembros de su personal profesional para que desempeñe distintas funciones en el marco del trabajo que se ha de realizar. En el contrato entre el Prestatario y el Consultor se deberán detallar las normas que gobiernan a dicho personal, denominado personal de contrapartida, así como los servicios que deberá proporcionar el Prestatario, tales como vivienda, espacio de oficinas, apoyo de secretaría, servicios públicos, materiales y vehículos. En el contrato se indicarán las medidas que el Consultor puede tomar en caso de que no sea posible proporcionar algunos de esos elementos o que sea preciso retirarlos durante la realización del trabajo, así como la compensación que recibirá el Consultor en tal caso.

4.12 Conflicto de intereses. El Consultor no recibirá ninguna otra remuneración en relación con el trabajo, salvo la estipulada en el contrato. Ni el Consultor ni sus filiales realizarán actividades de consultoría que estén en conflicto con los intereses del contratante en virtud del contrato, ni podrán participar más adelante en el suministro de bienes, la construcción de obras o la compra de activo alguno, ni en la prestación de otros servicios relacionados con el trabajo, salvo que se trate de la continuación de los "Servicios" previstos en el contrato vigente.

4.13 Responsabilidad profesional. El Consultor llevará a cabo su trabajo con la debida diligencia y de conformidad con las normas vigentes de la profesión. Debido a que la responsabilidad del Consultor ante el Prestatario se regirá por la ley aplicable, no es necesario que el contrato incluya este aspecto a menos que las partes deseen limitar dicha responsabilidad. Si lo hacen, deberán verificar que a) no se establezcan tales limitaciones en caso de negligencia grave o incumplimiento deliberado de las obligaciones por parte del Consultor; b) la responsabilidad del Consultor ante el Prestatario no quede limitada en ningún caso a una cantidad inferior al total de pagos que se han de efectuar en virtud del contrato del Consultor, o al importe que el Consultor tiene derecho a percibir conforme al seguro contratado, si éste fuese superior(5), y c) tales limitaciones se refieran únicamente a la responsabilidad del Consultor frente al contratante y no a la responsabilidad del Consultor ante terceros.

4.14 Sustitución de personal. Si en el curso de un trabajo se hace necesaria la sustitución de personal (por ejemplo, por mala salud o por incompetencia), para reemplazar a ese personal, el Consultor deberá proponer para la aprobación del Prestatario candidatos que ya tengan por lo menos las mismas calificaciones.

4.15 Ley aplicable y solución de controversias. El contrato deberá contener disposiciones relativas a la ley aplicable y al foro en que se han de dirimir las controversias. El arbitraje comercial internacional puede tener ventajas prácticas respecto a otros métodos de solución de controversias. Por lo tanto, se recomienda a los prestatarios que estipulen esta modalidad de arbitraje. No deberá nombrarse al Banco como árbitro ni pedírsele que designe uno(6).




  1. Contrato estándar para servicios de consultoría
    (Remuneración mediante pago de una suma global).
    regresar

  2. Contrato estándar para servicios de consultoría
    (Servicios complejos en base al tiempo trabajado).
    regresar

  3. Hasta el 31 de diciembre del año 2001, el precio de los servicios se puede expresar también en las monedas nacionales de los países miembros de la Unión Monetaria Europea (chelín austríaco, franco belga, marco finlandés, franco francés, marco alemán, libra irlandesa, lira italiana, franco luxemburgués, florín neerlandés, escudo portugués y peseta española). El 1o de enero de 1999, el euro pasó a reemplazar a estas monedas. A partir de esa fecha, dichas monedas se fijaron irrevocablemente en relación con el euro. Esas monedas seguirán existiendo como subdenominaciones no decimales del euro hasta el 31 de diciembre del año 2001.
    regresar

  4. Véase el Apéndice 3.
    regresar

  5. Se insta al Prestatario a que contrate seguros contra posibles riesgos por una cantidad superior a esos límites.
    regresar

  6. Queda entendido, sin embargo, que los funcionarios del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) son libres de nombrar árbitros en su calidad de funcionarios de dicha entidad.
    regresar



Página Principal




Desarrollado por:
Sistematización de Información
UNAOPSPF

http://www.secodam.gob.mx/unaopspf/unaop1.htm